logo
Hombre mayor solitario caminando por una carretera | Fuente: Shutterstock
Hombre mayor solitario caminando por una carretera | Fuente: Shutterstock

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

Los hermanos Brian y Christian se reúnen en el funeral de su distanciado padre, un hombre al que durante mucho tiempo se negaron a apoyar en su vejez. Poco imaginaban que el funeral desvelaría un desgarrador secreto que su padre se llevó a la tumba.

Annonces

Las fuertes campanadas de la campana de la iglesia resonaron en el pintoresco cementerio. El lúgubre tintineo, la intensa fragancia de los lirios y el humo de las velas perfumadas que flotaban en el aire envolvieron a Brian cuando entró por la puerta.

"¿Es el hijo del Sr. Gates... el chico que abandonó a su padre? Tiene un hermano, ¿verdad?", dijo alguien de la multitud, y todas las miradas se dirigieron a Brian.

Brian, de 34 años, hizo caso omiso de ellos y se adelantó para presentar sus últimos respetos a su distanciado padre, al que no había visto ni hablado en los últimos dieciocho años...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

De repente, sintió un fuerte golpecito en el hombro y se dio la vuelta, sólo para llevarse el susto de su vida al ver a su hermano menor.

Annonces

"¡Christian! Me alegro tanto de que hayas venido... creía que nunca vendrías", dijo Brian, sonriendo. "Me iré a Chicago en el próximo vuelo en cuanto acabe todo esto. ¿Qué te parece si nos relajamos en un café después del funeral? Mi vuelo sale dentro de cuatro horas".

Christian estaba encantado de ver a su hermano mayor.

"¡Sí, claro, amigo! Yo tampoco me quedaré mucho tiempo. Terminaré con este funeral y volveré a la ciudad... ¡porque tengo muchos otros trabajos importantes!".

Era evidente que los hermanos habían acudido al funeral de su distanciado padre por pura formalidad. Desde luego, no había pena en sus ojos.

El aire estaba cargado de gente vestida de negro y con la cabeza inclinada que se susurraba palabras de consuelo cuando entraron los hermanos.

Entre los dolientes, Brian y Christian permanecían a cierta distancia del resto de la multitud, observando al sacerdote que pronunciaba el panegírico.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

En el ataúd que tenían delante yacía su difunto padre, Benjamin, listo para el descanso eterno. Pero a Brian y a Christian les pareció que no sólo habían venido a despedirse de su padre, sino a reconciliarse con un oscuro pasado que aún les perseguía a ambos.

"¿No está aquí?", Christian se inclinó y susurró a Brian, que escudriñaba la reunión por segunda vez.

"¿Dónde está? Papá -perdón-, ese hombre la adoraba como a nada. ¿Por qué no está aquí... para ver cómo lo entierran?".

...Estaban locamente enamorados el uno del otro, ¿verdad? ¿Dónde está ahora toda esa locura? ¡Ni siquiera está aquí en el funeral de este hombre! ¡Vaya!".

Las mentes de Brian y Christian seguían agrias. Su resentimiento hacia su difunto padre no mostraba signos de decadencia. Lo que había hecho hacía tantos años les había infligido una cicatriz eterna en el corazón. Y aún se negaban a perdonarle.

"¡Seguro que le habrá dejado por otro ricachón!", resopló Christian.

"Bueno, se lo merecía, ¿no? Sólo teníamos dieciséis y trece años cuando la trajo a casa, ¿recuerdas? Aún no me atrevo a olvidar aquella noche", relató Brian.

Annonces
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Sí, ¿cómo olvidar aquella noche? Los fuertes golpes en la puerta... sabíamos que papá llegaría a casa completamente borracho, como de costumbre... pero nunca imaginamos que traería a una joven con él".

Brian asintió. "Sí, estaba de pie con los brazos alrededor de su cintura. ¿Y cuando les pillamos besándose? ¡Se limitaron a sonreírnos! ¡Qué asco!".

"Lo peor fue cuando la presentó como nuestra 'Nueva Mamá'. Menuda gilipollez. ¿Cómo podía pensar que una mujer cualquiera con la que ligó en el bar podría sustituir a nuestra mamá?".

"Iba detrás de ella como un perro. Lo siento, pero eso es lo que sentí entonces. Y recordando lo que nos hizo y cómo nos abandonó... sólo quiero salir de aquí en cuanto ese hombre sea enterrado", Brian frunció el ceño.

Annonces

"¡Nunca existió para nosotros!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"No puedo ni imaginar lo que nos habría pasado si la abuela Candice no hubiera dado un paso al frente por nosotros aquel día. Papá estaba borracho y, en un arrebato de ira, echó todas nuestras cosas de casa y nos echó... sólo porque nos oponíamos a que se casara con su amante".

Brian apretó el hombro de Christian, asegurándole que aquellos días oscuros ya eran historia.

"En un rincón de mi corazón, aún siento pena por él, Chris", dijo Brian, aunque su corazón seguía frío por su padre muerto. "Renunció a nosotros para casarse con esa maldita mujer... ¿y ni siquiera está aquí en su funeral?".

Annonces

"¡No! Merece pudrirse en el infierno por elegirla a ella antes que a la familia", se lamentó Christian.

Justo cuando veían al cura pronunciar el panegírico, los hermanos vieron una cara conocida que se acercaba al cementerio con una corona de rosas blancas.

"¿Víctor?", corearon.

"Cielos, ¿es Víctor... el viejo mayordomo de papá? ¡Qué viejo se ha hecho! Cómo me gustaba su filete ahumado. ¿Te acuerdas de las barbacoas que hacíamos en el patio....", la voz de Christian se entrecortó.

"...antes de que papá trajera a su nueva esposa a casa y nos arruinara la vida?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Annonces

Los hermanos observaron cómo Víctor presentaba sus últimos respetos.

Unos minutos después, se acercó a ellos. A los hermanos les desconcertaba cómo el viejo Víctor seguía reconociéndolos a pesar de haberlos visto por última vez hacía unos dieciocho años, la noche en que su padre los echó de casa.

"¡Hola, jóvenes caballeros! Me alegro mucho de verlos a los dos después de tantos años!", exclamó Víctor mientras se le saltaban las lágrimas.

"¡Víctor! Nosotros también nos alegramos. ¡Mírate, hombre! ¿Y esa calva y esa barriga? Te hemos echado mucho de menos a ti y a tu cocina. Lo siento, no pudimos llamar después de... ya sabes...", la voz de Christian se entrecortó mientras él y Brian abrazaban a su antiguo mayordomo.

A Víctor se le saltaron las lágrimas. Se alegró mucho de ver a los hijos de su antiguo amo después de casi dos décadas.

"La última vez que vi al señor Gates, me dijo que deseaba oír sus voces... y verlos al menos una vez antes de...".

"No hablemos más de ese hombre, Víctor. Nunca nos importó mucho... ¡y nunca nos importará!", Brian interrumpió a Víctor, que se quedó paralizado de asombro.

Annonces

Tenía claro que el rencor de los hermanos hacia su padre no se había desvanecido con el paso de los años.

"Pero... el Sr. Gates los quería más de lo que nunca habían sabido, y...".

"¿Ah, sí? No puedo creer que digas eso, Víctor, a pesar de haberlo visto todo con tus propios ojos", siseó Christian, apartándose del ataúd.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Lo sé... pero el señor Gates ya está muerto. No creo que tenga sentido guardar rencores pasados contra alguien que ya no está con nosotros. Es hora de que lo perdonen".

"¡Eso es imposible!", se burló Brian. "¿Después de lo que nos hizo y por lo que nos hizo pasar? Esperamos que ningún niño de este mundo tenga que soportar lo que tuvimos que soportar nosotros...".

Annonces

"¿Sabes lo que se siente al crecer como un huérfano, incluso cuando tienes un padre que está muy vivo? Ese hombre no merece ser perdonado. La eligió a ella antes que a nosotros".

"Sí, Brian tiene razón. Nos abandonó por su amante. ¿Era ella más importante para él que su propia carne y sangre? En cuanto encontró una chica joven con la que intimar en ausencia de mamá, dejó de preocuparse por nosotros...".

"¡Basta! ¡Los dos, basta!", dijo Víctor, con los ojos brillantes de lágrimas.

"No es verdad. Su padre los quería. Me entristece que piensen tan mal de su padre. A pesar de todo lo que pasó por ustedes...".

"¿Qué quieres decir con 'por nosotros', Víctor? Nos echó de casa una noche lluviosa... nos abandonó a nuestra suerte. ¿Qué clase de padre haría eso a sus hijos?".

"Brian... Christian... hay algo que su padre les había estado ocultando a los dos. Un secreto que deseaba llevarse a la tumba. Me hizo prometer que no lo compartiría con nadie, y desde luego no con ustedes. Pero ahora, creo que debo revelarles la verdad...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

Hace dos años...

Todo estaba tranquilo en torno a Benjamin.

Habían pasado dieciséis años desde la última vez que vio a sus hijos, Brian y Christian. Dieciséis años desde la noche en que los echó de casa.

Aunque Benjamin había querido hacerlo, no pudo reunir el valor necesario para volver a hablar con sus hijos, y mucho menos para enfrentarse a ellos.

"Oh, otra vez no, Ben", siseó Amanda, la joven esposa de Benjamin, mientras agitaba las uñas teñidas de rojo. "¿Por qué no soplas la vela, pides un deseo de vivir muchos años más y cortas la tarta de cumpleaños?".

Benjamin celebraba aquel día su cumpleaños número 75.

Estaba sentado a la mesa, mirando la vela parpadeante encima de la tarta de chocolate, y deseaba que sus hijos lo perdonaran y lo llamaran para desearle un feliz cumpleaños.

Pero aquel año Benjamin tampoco recibió esa llamada. Llevaba dieciséis años sin recibir esa llamada.

"Vale, vamos, deja que te ayude, viejo", se burló Amanda de Benjamin mientras soplaba la vela. "¡Sujeta el cuchillo, corta el pastel y ya está! ¡Feliz cumpleaños, Ben! ¿Por qué necesitas que te llamen tus estúpidos hijos para cortar la maldita tarta de cumpleaños?".

Annonces
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Basta, Amanda. Son mis hijos y lamento profundamente haberlos abandonado. Sólo deseo que me perdonen y vuelvan. Ha pasado demasiado tiempo... He oído que Brian está casado. Ni siquiera pude ver cómo se casaba mi hijo. Me siento fatal. ¿Te imaginas por lo que estoy pasando?".

"¿Cómo sabías eso de Brian? ¿Has estado llamando a tus hijos a mis espaldas?".

"No, en absoluto. Me enteré por un viejo amigo", dijo Benjamin decepcionado mientras se levantaba y subía las escaleras, negándose a responder a más preguntas de ella. "Me encuentro un poco mal. Quiero dormir. Buenas noches".

"¿Y tu cumpleaños, cariño?", Amanda se encogió de hombros. "Pensé que me llevarías al centro comercial. Luego al restaurante. Sólo son las siete. ¿Y ya tienes sueño? ¡Te estás haciendo viejo!".

Annonces

"Hoy no hay celebración de cumpleaños, Amanda. Deberías ir al centro comercial y quizá disfrutar de la tarde con tus amigos. Puedes coger mi tarjeta de crédito si la necesitas, pero, por favor, ten cuidado con los gastos. Ya conoces nuestra situación económica en este momento. Necesito descansar. Que pases una buena velada. Déjame ser un rato".

Amanda se alegró de todos modos. Cogió la tarjeta de crédito de Benjamin y se dirigió al centro comercial. Mientras tanto, Benjamin se retiró a su habitación, y justo cuando estaba sentado en silencio, sonó su teléfono.

A Benjamin le dio un vuelco el corazón, porque siempre que le zumbaba el teléfono esperaba que fuera una llamada de sus hijos. Sus esperanzas no habían hecho más que aumentar, teniendo en cuenta que hoy era su cumpleaños.

Además, era una llamada de un número desconocido. Así que lo más probable era que Brian o Christian se hubieran decidido a llamarle.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

"¿Hola?", tartamudeó Benjamin. Se hizo un silencio incómodo durante unos segundos cuando, de repente, oyó la voz de una joven al otro lado.

Estaba llorando.

"Sr. Gates... soy Sarah, la esposa de Brian", se presentó. "Encontré sus datos de contacto detrás de una vieja foto en uno de los diarios de Brian. Fue entonces cuando supe que era el padre de mi esposo...".

"Hola, Sarah. Me alegro mucho de que hayas llamado. ¿Cómo va todo... cómo está Brian?". A Benjamin casi se le saltan las lágrimas de la emoción, esperando a que Sarah le diera el teléfono a Brian si estaba cerca y escuchaba.

"Brian está enfermo, señor Gates. Está... está en el hospital ahora mismo y necesita una operación urgente", gritó Sarah.

"Es muy cara. Cuesta 175.000 dólares. Pero no tenemos tanto dinero. Le pedí varias veces a Brian que lo llamara para pedirle ayuda... pero se negó. Por favor, sólo usted puede ayudarme a salvar a mi marido".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Annonces

Parecía que Benjamin se desplomaría en el suelo y moriría de un ataque al corazón.

"Bri-Brian está... ¿qué? Dios mío... Por favor, dime dónde tengo que llevar el dinero. Haré lo que sea para salvarlo. ¿En qué hospital está ingresado? Iré enseguida con el dinero".

Justo cuando Benjamin se levantó de un salto y salió corriendo de su habitación, vio a Amanda de pie. Había vuelto a casa para recoger su bolso y lo había oído todo. Su expresión seguía siendo fría y hostil.

"Ben, ¿adónde vas? ¿Con quién hablabas por teléfono? ¿Era tu hijo?".

"Amanda, me alegro tanto de que estés en casa", gritó Benjamin, agarrando el hombro de Amanda. "Tenemos que irnos... deprisa. Espérame fuera en el automóvil. Tengo que ir al banco. Dios, los bancos estarán cerrados ahora. Tengo que ir al cajero. Brian me necesita".

"Espera un momento, ¿quieres, viejo?", Amanda bloqueó el paso de Benjamin. "¿Por qué necesitas ir al cajero ahora? ¿Qué ocurre?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

"Amanda, es mi hijo. Está en el hospital. Su esposa acaba de llamarme... y me ha dicho que está en estado crítico y que necesita dinero para su operación. Te lo explicaré todo más tarde. Tenemos que darnos prisa".

"Quieto ahí, Ben", dijo Amanda, apretando los hombros de Benjamin mientras se cernía sobre él.

"¿Dónde han estado tu hijo y su familia todos estos años? ¿Acaban de recordar que existías después de entrar en crisis financiera?".

"Amanda, no es el momento. Por favor, no hagas esto. Tengo que ayudar a mi hijo. Cada minuto cuenta porque está luchando por su vida allí en el hospital. Tengo que ir. Tengo que salvar a mi hijo. Hazte a un lado".

"¡No puedes hablar en serio, Ben! No te dejaré salir de esta casa. A lo mejor es alguna trampa que te tiende la esposa de tu hijo separado por tu dinero. No voy a dejar que les des ni un céntimo... no cuando nosotros mismos tenemos problemas...".

"...así que ¿por qué no vuelves al dormitorio y me esperas? Es tu cumpleaños, y estoy de buen humor para celebrarlo contigo esta noche... ¡si sabes a qué me refiero!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

"Amanda, por el amor de Dios, sé seria. La vida de mi hijo pende de un hilo. Tengo que ayudarle", Benjamin apartó a Amanda y estaba a punto de salir furioso de la casa cuando ella le agarró del brazo.

"¿Te has vuelto loco, Ben? Tu empresa está al borde de la quiebra. Nos ahogamos en deudas. Si regalas todos tus ahorros, estarás condenado. Y yo estaré condenada contigo. Hazme caso. Olvídate de ayudar a tu hijo...".

"...seguro que su esposa encontrará otra forma. No dejaré que le des a tu hijo ni un céntimo de nuestro dinero".

Amanda pudo ver la desesperación en los ojos de Benjamin. De repente, una sonrisa socarrona iluminó su rostro y volvió a apretarle suavemente la mano. Amanda sabía que Benjamin no la escucharía y tenía un plan en mente.

"Cariño, mira, no quiero ser la madrastra malvada. Si quieres salvar la vida de tu hijo, ¿quién soy yo para impedírtelo? Sólo estaba preocupada por nuestras recientes pérdidas en el negocio... las facturas de las tarjetas de crédito, ya sabes...", dijo en tono suave.

"Oh, Amanda, me alegro tanto de que por fin lo hayas entendido", suspiró Benjamin y tiró de Amanda en un fuerte abrazo.

"En realidad ya no me preocupa mi negocio. Puedo volver a ponerlo en marcha. La vida de mi hijo es muy importante ahora mismo... Iré a comprobar cuánto dinero queda en la caja fuerte".

Annonces
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Hmmm, ¡pues vale! Iré a traerte un zumo de naranja. Me muero de hambre, y seguro que tú tampoco habrás comido nada. Antes de irnos al hospital, bebamos algo, ¿vale?".

Benjamin asintió.

Cinco minutos después, Amanda le sirvió un vaso de zumo de naranja. Lo engulló a toda prisa y guardó gruesos fajos de billetes en su maletín. De repente, Benjamin empezó a sentirse pesado y somnoliento.

"Am-Amanda... qué... qué me pasa... me siento muy mareado de repente...".

Una sonrisa feroz iluminó el rostro de Amanda. Su plan había funcionado.

"Tranquilo, cariño. Relájate...", su voz se apagó lentamente mientras Benjamin cerraba los ojos y se tumbaba en el sofá.

Annonces

Cuando se despertó dos horas más tarde, Benjamin se quedó de piedra.

Su caro reloj había desaparecido de su mano. Le faltaban el anillo de diamantes, la pulsera, la cartera y, sobre todo, el maletín marrón lleno de dinero.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Oh, Dios... no, esto no puede ser!". Benjamin corrió escaleras arriba, sólo para llevarse el susto de su vida tras abrir la caja fuerte. Todo su dinero, joyas y tarjetas bancarias habían desaparecido.

Fue entonces cuando la horrible verdad golpeó a Benjamin como una piedra. Su amada Amanda le había echado somníferos en el zumo y le había robado mientras estaba inconsciente.

"¡Amanda, bruja malvada! Contesta... Dios, no. ¿Por qué has hecho esto? ¿Cómo has podido...? ¿Qué haré ahora para la operación de mi hijo?". El corazón de Benjamin se aceleró al seguir llamando a Amanda.

Annonces

Pero su teléfono estaba apagado.

Benjamin intentó llamar a todos los amigos de Amanda que conocía, pero nadie la había visto. Llegados a este punto, su única esperanza era presentar una denuncia en la comisaría local y encontrar a Amanda antes de que huyera con todo aquel dinero.

Así que, sin más dilación, Benjamin se apresuró a ir al departamento. Pero la respuesta que obtuvo distaba mucho de lo que había esperado en un principio.

"Su denuncia está archivada, Sr. Gates", le dijo el policía a Benjamin. "Pero la búsqueda puede llevar bastante tiempo".

Benjamin se desanimó.

"Pero no tengo tiempo, agente. Se ha llevado todo mi dinero. No tengo dinero para pagar la operación de mi hijo. Por favor, tiene que hacer algo. Encuéntrela... Quiero que me devuelva mi dinero. Se llevó mis tarjetas bancarias. Todo. Por favor, ayúdeme...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

"Comprendo su preocupación, señor. Pero ya estamos bastante ocupados esta noche. Por favor, coopere con nosotros. Pondremos a nuestros mejores hombres en esto en cuanto podamos. Pero de momento...".

Las palabras del policía eran cualquier cosa menos tranquilizadoras.

Benjamin sabía que no tenía sentido esperar a que el departamento actuara. Así que corrió a casa en su automóvil, decidiendo vender su preciada casa a cambio del dinero que podría salvar la vida de su hijo Brian.

Benjamin se hundió en el sofá de su casa. Dejó caer el archivo de documentos y, arrepentido, enterró la cara entre las palmas de las manos. Si Benjamin hubiera sabido de su verdadera calaña, no habría registrado la casa también a nombre de Amanda.

"Hola, Wilson, soy Benjamin", habló Benjamin por el buzón de voz cuando sus llamadas al notario quedaron sin respuesta.

...Me gustaría vender mi casa. Pero el problema es que también está a nombre de mi esposa Amanda. No puedo venderla sin su firma. El caso es que... ella huyó. No sé dónde está ahora. Necesito dinero urgentemente para la operación de mi hijo. Necesito vender esta casa. Te veré en tu casa esta tarde. Por favor, ayúdame a resolver algo. Sólo tú puedes ayudarme".

Annonces
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Aquella misma tarde, Benjamin llegó a casa de Wilson y le vio haciendo las maletas.

"¡Eh, Wilson! He estado intentando localizarte", Benjamin se acercó a Wilson después de llamar a la puerta. "¿No recibiste mi buzón de voz?".

"Hola, Ben. Perdona. Dejé el teléfono cargando. ¿De qué buzón de voz hablas? No he recibido ninguno".

"Will, es sobre mi casa. Amanda... ella... lo robó todo y huyó. Te lo explicaré todo más tarde. Ahora mismo, quiero que me ayudes a vender mi casa... tenemos que encontrar un comprador... hacer el papeleo. Dios, ¿por qué me está pasando esto?".

"¿Qué? ¿Amanda se ha escapado?".

Annonces

"Sí. Te lo explicaré todo más tarde. Necesito conseguir dinero para la operación de Brian. Por favor, es muy urgente. Ya he pedido varios préstamos. Así que no puedo pedir más. Mi negocio está al borde de la quiebra. Por favor, haz algo, Will".

"Si no me equivoco... registraste tu casa a nombre de Amanda, ¿verdad?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Benjamin suspiró decepcionado. "Supongo que no debería haber sido tan tonto. ¿Hay alguna forma de vender la casa sin su firma en los papeles? Por favor, tiene que haber una forma. Por favor, ayúdame, hombre".

Justo cuando Benjamin miró a su lado, vio dos bolsas completamente llenas y una maleta a medio hacer. Aquello despertó su curiosidad.

Annonces

"Perdona, pero... Will, ¿vas a alguna parte? No quería entrometerme. Pero estoy hasta el cuello de agua caliente. Realmente necesito tu ayuda".

"Ah, sí, me voy de vacaciones... un viaje en solitario...", respondió Wilson.

Tras unos tensos segundos de silencio, Wilson se levantó del sofá y le ofreció a Benjamin una copa. Pero éste la rechazó.

"Ben, ya se nos ocurrirá algo, ¿vale? ¿Qué tal si nos tomamos una cerveza, al menos? Pareces muy nervioso. Por favor, no te esfuerces. Lo solucionaremos, ¿vale? Voy por tu bebida".

Benjamin asintió y se sentó. Mientras Wilson iba a por la bebida, su mirada se posó en la maleta medio abierta. La curiosidad pudo con Benjamin cuando echó un vistazo al interior y vio que había dos pasaportes.

Will acaba de decir que se va de viaje solo. Entonces, ¿cómo es que tiene dos pasaportes? ¿Con quién va?

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

Con varias preguntas nublando su mente, Benjamin levantó los dos pasaportes, sólo para descubrir que uno era de Amanda, pero con un nombre totalmente distinto. Incluso el pasaporte de Wilson era falso.

De uno de los pasaportes salieron dos billetes de avión a las Maldivas.

El aire se aclaró cuando Benjamin se asomó a la otra bolsa y encontró fajos de dinero y joyas escondidos en su interior. Era el dinero que Amanda le había robado con tanto esfuerzo.

La furia brotó de los ojos de Benjamin. Apretó las mandíbulas y sintió que las venas le iban a estallar de rabia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Antes de que pudiera procesar nada de aquello, un escalofrío le recorrió la columna cuando el frío tacto del metal le presionó la espalda. Le recorrió un temblor por todo el cuerpo.

Annonces

"Podrías haber vivido más si hubieras dejado de jugar a los detectives, Ben", dijo la sombría voz de Wilson mientras Benjamin se daba la vuelta lentamente, con las manos en alto.

"¿Ves esto? Una bala en la cabeza... ¡se acabó el juego! Te pondré la pistola en la mano y diré a la policía que me robaste la pistola y te disparaste por depresión".

En la frente de Benjamin brotaron gotas de sudor frío. Sabía que tenía que actuar con rapidez. Su corazón latió desbocado cuando vio el dedo de Wilson rozando el gatillo, con la mirada maligna clavada en su sien.

"¿Algunas últimas palabras, Ben?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"Te preguntaría lo mismo, Wilson, porque ya he llamado a la policía. Están de camino. Llegarán en cualquier momento".

Annonces

A Benjamin se le aceleró el corazón. Nunca había llamado a la policía. Si no aparecían en los próximos minutos, Wilson descubriría que había mentido y acabaría con él.

Pero, para su sorpresa, Wilson no decidió quedarse más tiempo.

Cogió la bolsa con el dinero y los pasaportes, se dio la vuelta y bajó corriendo las escaleras. Benjamin corrió tras él y se golpeó la cabeza con un jarrón de cerámica que consiguió coger de una mesa cercana.

Benjamin aminoró la marcha al ver que Wilson se golpeaba la cabeza y gemía de dolor, dejando caer la bolsa del dinero. Rodó por las escaleras y se desmayó. De repente, su teléfono zumbó y un nuevo número parpadeó en la pantalla.

Benjamin deslizó el dedo para contestar y se quedó en silencio.

"Idiota, ¿por qué tardas tanto? ¿Sabes una cosa? Voy a ir a recogerte. Prepárate", dijo la voz que Benjamin reconoció al instante. Era Amanda.

Diez minutos después, un automóvil entró en la entrada. "¿Wilson? ¿Will? ¿Dónde demonios estás?", Amanda entró corriendo y gritando.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

Se frenó al ver a Wilson tumbado en el sofá.

"¿Me estás tomando el pelo? Tenemos que coger un vuelo, ¿y ahora estás durmiendo? Levanta el trasero del sofá, Will. Se nos hace tarde. Tenemos que salir de la ciudad antes de que ese viejo idiota nos localice. ¿Me estás oyendo, idiota? No es momento de dormir. Levántate".

"¿A qué viene tanta prisa, Amanda? El pobre Wilson no oye nada, así que no tiene sentido gritar". La voz de Benjamin provocó escalofríos en Amanda.

"¿BENJAMIN?", jadeó.

A medida que Benjamin se acercaba, un sudor frío recorrió las sienes de Amanda, que retrocedió.

"Benjamin, no es lo que piensas. Puedo... puedo explicarlo. Él me obligó a hacerlo. Por favor...".

"¿Sabes qué, Amanda? No quiero tu maldita explicación. He recuperado mi dinero. Ahora lo sé todo sobre ti".

"No, por favor, no lo hagas. No volveré a molestarte ni a ti ni a tu familia. Me iré. Por favor, no llames a la policía", suplicó Amanda a Benjamin mientras él se inclinaba para coger la bolsa del dinero.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

Pensó que iba a llamar a la policía.

"No te preocupes, Amanda. Sólo cojo la bolsa. No voy a llamar a la policía. No quiero hacerte sufrir. Retiraré la denuncia de la comisaría. Estoy dispuesto a olvidar todo lo que me hiciste... porque yo... de verdad...".

Incapaz de seguir hablando ni de mirarla a los ojos, Benjamin se tragó aquellas palabras no pronunciadas y abandonó el lugar con el dinero.

Esa misma noche, transfirió todo el dinero a la cuenta bancaria de la esposa de su hijo y la llamó.

"Por favor, Sarah, lo sé... lo entiendo de verdad. Pero no quiero que le digas a Brian que fui yo quien le dio el dinero para el transplante. Empezará a odiarme más. No quiero que mi hijo viva con culpa el resto de su vida. Él y su hermano... me odian. Así que, por favor, no les digas nada. Por favor, prométemelo... es mi último deseo. Por favor".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Annonces

El día de hoy...

"...y así fue como el Sr. Gates vivió el resto de su vida en soledad, incluso sus últimos días", terminó de relatar el mayordomo Víctor.

"El negocio del Sr. Gates quebró. No pudo salvarlo, por mucho que lo intentó. Tuvo que vender su casa para pagar todas las deudas. Entonces consiguió un trabajo como conserje en el parque y trabajó muy duro para salir adelante...

"Más tarde se mudó a aquella casita en el mismo barrio en el que vivió el resto de su vida, a la espera de ustedes... Solía encontrarme con él en la iglesia a menudo. Me decía que esperaba que sus hijos lo perdonaran y le tendieran la mano algún día. Siempre tenía esperanzas. Pero, por desgracia, ....".

Víctor se tragó sus palabras mientras por su cara corrían regueros de lágrimas.

Brian y Christian intercambiaron una mirada llorosa.

La revelación les golpeó como una tonelada de ladrillos. El padre al que odiaban y al que no querían volver a ver se había desvivido por ellos y había muerto esperando su perdón.

Brian y Christian se acercaron al ataúd y se apoyaron en él. Les dolía el corazón de volver atrás en el tiempo para ver a su padre una vez, oír su voz y decirle que le habían perdonado.

Annonces
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

TOP 3 HISTORIAS en AmoMama

Amber, una mamá soltera, está cada vez más preocupada por la repentina pérdida de peso de su hijo Johnny. Ella lo sigue en secreto a la cafetería de su escuela para asegurarse de que está comiendo bien, pero ve a su nuevo maestro agarrando el almuerzo de Johnny. Cuando Amber informa a la directora, Johnny le revela una verdad desgarradora... Historia completa aquí.

Kenneth, de 45 años, queda boquiabierto cuando conoce a Ashley, la prometida de su hijo, y la reconoce como la hija de una aventura extramatrimonial. Entonces Ashley amenaza con sacar a la luz la infidelidad de Kenneth y le exige dinero, lo que lo obliga a tomar medidas extremas para impedir que destruya a su familia... Historia completa aquí.

Annonces

Cathy regaña a su abuelo muerto por haberle dejado sólo un viejo estuche de violín. Lo rompe enfadada y encuentra una extraña nota en su interior. El mensaje advierte a Cathy de que no venda el instrumento de oscuro pasado y de que podría meterse en problemas si lo hiciera. A pesar de la advertencia, el deseo de dinero de Cathy la lleva a correr el riesgo... Historia completa aquí.

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Annonces
Annonces
Articles connexes

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 janvier 2024

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

05 février 2024

Madre aterrorizada ve a hija adolescente subir a vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

14 mars 2024

Pillé a mi esposo con su amante en el aeropuerto y decidí seguirlos hasta París - Historia del día

11 avril 2024

Padres ricos robaron millones de la herencia de su hija, pero el karma les da una lección

06 mars 2024

Esposo deja a esposa y a hija por mujer más joven, años después su hija se convierte en su jefa - Historia del día

30 janvier 2024

Chica rica mimada se burla de mendigo y él le da una lección - Historia del día

22 janvier 2024

43 notables fracasos de padres que no fueron perfectos

01 février 2024

Mamá de la novia ve al novio entrando en el baño con la dama de honor en plena boda - Historia del día

24 janvier 2024

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 janvier 2024

Mi esposo convirtió nuestra noche de bodas en un desastre - Historia del Día

17 avril 2024

"Hay algo dentro": Chico llora tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

23 janvier 2024

Ladrón intenta robar a rico empresario y termina salvándole la vida - Historia del día

22 janvier 2024

Hombre se da cuenta de que su esposa recibe regalos caros de alguien y la sigue una vez - Historia del día

06 mars 2024